martes, 20 de julio de 2010

Motivo

Me alisté para el viaje,
para dejar de estar
como lo han hecho tantos...
Y de pronto temí no ser
como algunos que dejaron de ser
como tantos que ya no son
porque no existen...
Y cuando estuve ahí,
en los puntos suspensivos de este verso que es vivir...
Te pensé y te quise a mi lado
como en tantos otros instantes...
Y de pronto poder ser
como habíamos sido
como tantas veces fuimos
porque somos.
Y pensé en vos
y soñé tu imagen

Y tu voz inició el verso de esta estrofa de mi vida.
Y escuché de sentido palpable
el susurro de tu voz.
Y estabas ahí...
como tantas veces
otra vez
como siempre.
Motivo suficiente, razón de ser.
Para no morir.

2 comentarios: