lunes, 30 de junio de 2014

Piel

Proclamo tu piel oscura
bajo el maquillaje de la flor.
Murmuro como el río,
en lengua difícil de comprender,
los susurros invernales
que alimenten tu raíz.
Brilla opaco el sol del mediodía
y el amarillo abandona el lugar.
Vuelvo a verte y a nombrarte,
pero no sé donde estás.
Y húmedo en tu raíz, quiero ser fruto
que late en tu savia hasta estallar
y besar en cada lluvia de llanto ancestral
semilla latente, alimento germinal.
(By Fundamento de la Manzana)

 

lunes, 13 de junio de 2011

Lo que fui


He sido otras veces manzana
También tus ojos
Tus manos, mi perro.
Fui campanario
Palomas de tus manos
También humano
Tus pechos
Las tetas de tus ojos
Tu mirada
Fui tantas cosas
Orgasmo estrepitoso de palabras
Todo
Antes de ser nada
Nada más que yo...
Un reflejo en tu latido interior.

sábado, 23 de abril de 2011

La Pat'agonía de los sueños


Abandonado a mi suerte
muy lejos de los fortines
me aventuré por su geografía.
Impetuoso...
Me sentí conquistador, guerrero...
conocía el riesgo del enfrentamiento,
cuerpo a cuerpo, en soledad.
Pero no me importó y...
una noche planeé  la emboscada.

No pude evitar sus lanzas que
surcando la confusión
buscaban mi ser.
Los indómitos, cabellos cobrizos
atacaron impetuosos
mi debilidad porteña.
Solo... pude sucumbir
solo, una noche... solo
me derramé sobre su vientre desértico.
En la penumbra me deslicé
lento y constante
como el recuerdo de un sueño frustrado
y con un quejido
atragantado de orgullo
supe que había llegado al final.

Luego del enfrentamiento
el hondo silencio hizo florecer una herida.
El llanto de una mujer
junto a un hombre abatido.

sábado, 23 de octubre de 2010

Mi Destino

Mis ojos juegan con tus cabellos
que se enredan acariciando al viento
y mi tacto, a la distancia,
siente la tersura de tu piel.

El sol del mediodía te fluye
como irradiando pureza
y eres el sol que alumbra la vida.

Y el horizonte...
Que próximo nunca llego a abarcar
se dibuja en tus contornos dorados.
Mariposa en vuelo, destello
del motor universal
que arrancas mi destino.
Y señalas el norte
siempre,
siempre más allá.

martes, 21 de septiembre de 2010

Naufragar

Nunca imaginé un naufragio.
Nunca imaginé
que la nave en que me embarcara
me dejaría flotando a la deriva
en la inmensidad amarga
de las lágrimas del mar.
Inútil sobreviviente
me ahogo en las mareas.
Mis fuerzas de mar y mar
me abandonan de repente.
Algo rompió la quilla de mi nave...
no la vi hundirse en lagrimas marinas,
no la vi desplomarse
ni la escuché quejar.
Solo se alejó, como si tal cosa
dejándome solo
en el medio del mar.

miércoles, 11 de agosto de 2010

TRISTE OTOÑO VALLETANO


( Otoño  de  1.994 )
La estúpida rueda de los sueños
se arremolina en mi subconsciente,
cuando surcando las largas alamedas
mi cuerpo se contrae...
Y mi alma, sin embargo, languidece...
Rodando cuesta arriba
a través de la vida, el camino del ser.
De pronto, el certero conciente
divide cual flechazo mi espíritu en dos
cuando las alamedas como lanzas
se alzan amenazantes
cerrando sendos flancos de mi yo...
Un yo desmembrado y repartido,
entre las chacras
hediondas de manzanas putrefactas y...
Marchitas hojas teñidas de ocre otoñal.
En ese instante...
“arriba mío”, se arrastra sobre el valle
un espíritu que lo puede abarcar:
Tu recuerdo.

martes, 20 de julio de 2010

Ideas Compartidas

Somos dos carreteras
sin sentido, ni dirección,
prófugos en la inmensidad desértica
de la Patagonia.
Nuestro paisaje de fondo
es la soledad
y nuestro sentimiento
es el recuerdo de un pasado glorioso
que compartimos
y ya no está.
Vivimos refugiándonos
en el tiempo y el espacio.
Guardamos la nostalgia de algo
que no nos animamos a decir.
y la furia de querer manifestarlo.
Venimos de ningún lado
y vamos yendo hacia el porvenir.
Callando el pasado
y ansiosos por revivirlo.

Motivo

Me alisté para el viaje,
para dejar de estar
como lo han hecho tantos...
Y de pronto temí no ser
como algunos que dejaron de ser
como tantos que ya no son
porque no existen...
Y cuando estuve ahí,
en los puntos suspensivos de este verso que es vivir...
Te pensé y te quise a mi lado
como en tantos otros instantes...
Y de pronto poder ser
como habíamos sido
como tantas veces fuimos
porque somos.
Y pensé en vos
y soñé tu imagen

Y tu voz inició el verso de esta estrofa de mi vida.
Y escuché de sentido palpable
el susurro de tu voz.
Y estabas ahí...
como tantas veces
otra vez
como siempre.
Motivo suficiente, razón de ser.
Para no morir.